sábado, 15 de junio de 2013

Del Bisfenol A, Bisphenol, BPA y otras palabras raras.




El Bisfenol A, también conocido como BPA es un producto químico orgánico que se utiliza para la producción de plásticos y revestimientos de alto rendimiento, principalmente del policarbonato y resinas epoxi-fenolíticas. También es utilizado como aditivo en otros plásticos que no son el policarbonato.

¿En qué productos encontramos policarbonato?  En botellas de plástico, DVds., lentes y gafas, revestimiento de latas de conserva, recipientes para conserva de alimentos, chupetes, biberones para niños. Está pues, por todas partes.

El hecho ser un material con una combinación única de propiedades como claridad, dureza, resistencia, seguridad lo hacen muy atractivo para fabricación de cualquier tipo de producto, fundamentalmente materiales y objetos plásticos que entran en contacto con alimentos.

Como sucede con todos los materiales en contacto con alimentos, pequeñas cantidades de BPA pueden pasar del plástico o del recubrimiento de resina a los alimentos o bebidas, este tóxico no es metabolizado, y por tanto su efecto en el cuerpo es acumulativo. En este caso existe un Reglamento, de la U.E. en el que se establece el  límite de migración de Bisfenol A del plástico al alimento específico de 0,6 mg/Kg.
Este es un tema de salud, al que por fin, están prestando atención nuestros gobiernos.

El BPA es una de las numerosas sustancias que pueden interaccionar con los sistemas hormonales del cuerpo (disruptores endocrinos) de hecho, su capacidad de mimetización de estrógenos se conoce desde los años 30, y sus efectos sobre la fertilidad y el sistema endocrino ha sido objeto de un gran debate científico, ligado a informes sobre los efectos a baja dosis de BPA en roedores.

En el caso de los bebés, el tema cobra más importancia, ya que sus mecanismos de eliminación no están plenamente operativos antes de los 6 meses, por lo que pueden estar expuestos a niveles de esta sustancia no considerados seguros. Las fórmulas infantiles y la leche materna, son la única fuente de nutrición para este grupo hasta los 4 meses, y suponen una fuente importante de alimentación durante algunos meses más. Desde el 1 de junio de 2011, según prohibición de la U.E. no pueden comercializarse ni importarse biberones de policarbonato para lactantes, que contengan bisfenol A. Teóricamente, estos productos no pueden estar en el mercado.

Nuestras recomendaciones :

    1.- En www.econicebaby.com somos defensores ante todo de la lactancia materna. Somos conscientes del grado sacrificio que supone para la madre, pero también de los beneficios que reporta para ambos, bebé y mamá.

     2.- Si no puedes dar el pecho, utiliza biberones de cristal. Son los más higiénicos, pueden meterse en el lavavajillas, los más duraderos.

3.- Fíjate muy bien en las etiquetas de los productos que compras para tu hijo, es muy importante que digan claramente que son sin Bisfenol A o BPA. Ten especial cuidado con los juguetes para morder o chupar.

4.- Si finalmente utilizas de plástico, asegúrate de que sea libre de BPA, tanto el biberón como la tetina. No escatimes con el precio de un biberón o un chupete para tu bebé, como con todo hay distintas calidades, y es algo que va a estar en permanente contacto con su boca.

La durabilidad de un biberón, tetina o chupete, depende de su calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips