martes, 22 de julio de 2014

Bebés recién nacidos.


Tener un bebé es algo alucinante, fantástico, te cambia completamente la vida, te pone del revés...pero literalmente del revés...sobre todo si es tu primer hijo. Entonces todo cambia de tal manera, que a veces (muy pocas) desearías de nuevo tu vida anterior jejeje, pero ¡que no cunda el pánico! Esto dura muy poquito, después tu vida anterior vuelve, incluso antes de lo que esperabas ;))

Es un cambio único, pocas experiencias, por no decir ninguna, he vivido que cambiaran mi vida tan radicalmente. Durante el embarazo, estás feliz, expectante pero cuando nace la criatura, te olvidas de ti misma, y como no, del mundo. Casi no hay tiempo de atender al pequeño bebé que tienes a tu cargo...
Por todo eso, y porque surgen muchas dudas durante este periodo, hemos querido contarte algunas pequeñas cosas que sirvan para aliviar un poco la situación.


Bebé recién nacido

Cuando tu bebé nazca tendrá quizás unas escamas color marrón en la cabeza,pero ¡tranquilo! esto no es nada grave que tenga sólo tu bebé ;) es lo que se conoce como “costra láctea”.Si todos los días le cepillas suavemente después del baño, irá desapareciendo poco a poco. Si aplicas algún tipo de aceite como oliva o almendras, y le lavas la cabeza con un champú suave, desaparecerá al cabo de varios lavados.

Las uñas son un tema muuuuuy delicado. Durante las primeras semanas, no es necesario que te agobies pensando en cortar las uñas al peque. Al principio son tan débiles que a veces se rompen solas. Si quieres evitar que se haga pequeñas heridas, protégele las manos con manoplitas. Aprovecha cuando esté dormido, pero no apures demasiado, únicamente llega hasta donde estés seguro de que no vas a hacerle daño.
Ante todo, no te obsesiones con este tema, todo se irá solucionando poco a poco.
Es algo normal que los oídos del bebé tengan bastante cera. Sí, quizás piensas que tu hijo es el único, pero una vez más, es algo natural, y la crea el propio cuerpo, para proteger al oído medio e interno de las infecciones internas. Ya ves, una cosa más por la que puedes respirar tranquilo ;)). Es una cera con aspecto amarillento y pegajoso, y si no es así, sí debes consultar al pediatra.
Algo nada recomendable, es tratar de quitar la cera con bastoncillos. Con ellos puedes empujar hacia adentro y favorecer la formación de tapones en el interior del oído.

Espero que todo esto haya servido para que alguien se tranquilice un poco, y ayude a poder disfrutar un poco más de la situación tan maravillosa por la que estáis pasando. ¡Disfrutadla a tope!

Si os ha resultado interesante, no olvidéis compartirlo en Facebook o darle un G+ para que otros puedan conocernos. ¡Nos haríais muy felices!

¡Feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips