lunes, 11 de agosto de 2014

Infusiones naturales.


No sé vosotros, pero para mí descubrir las infusiones de hierbas ha sido todo un logro. Y es que, tal y como me dijo un conocido, tendemos a pensar que únicamente existen alimentos con propiedades excitantes, como pueden ser el té, el café o las bebidas alcohólicas, y sin embargo no acabamos de creer que existan otras que nos relajen, disminuyan la tensión y el nerviosismo, o nos ayuden con la digestión tras las comidas. Damos muy poca importancia a las infusiones, y os puedo asegurar, por experiencia propia, que en ocasiones tienen efectos milagrosos.

Partiendo del hecho de que sí que producen determinados efectos, siempre que comiences a utilizarlas es bueno consultar a un especialista, sobre todo si  estás dando el pecho o estás embarazada.

En el caso de que acabes de tener un bebé, te vamos a contar cuáles son las más indicadas para combatir el cansancio de los primeros días, estar un poco más relajada o facilitar las digestiones. No siempre tienen un sabor muy agradable, pero un truquillo que yo utilizo es poner unas hojas de hierbabuena en la infusión, o un poco de limón. Espero que os den tan buen resultado como a mí.

Infusiones para facilitar la digestión. La manzanilla siempre me ha encantado por sus propiedades antiinflamatorias y relajantes, y cuando acabas de tener un bebé los nervios y el estrés pueden dificultar las digestiones y hacerte sentir más pesada. Esta infusión me gusta especialmente en verano, con hielo y una rodaja de limón, me resulta realmente refrescante.

El regaliz también es genial para estas situaciones, ya que contrarresta la producción de jugos gástricos por su acción antiinflamatoria, y es bastante útil para curar úlceras de estómago.

Infusiones relajantes, como la tila, pasiflora, espino blanco o melissa, pueden llegar a ser milagrosas en los primeros días  en casa con el bebé. A mí por ejemplo la valeriana no me resulta tan acertada. Pero es cuestión de que vayas probando, e incluso puedes mezclarlas. Hay sitios donde venden la combinación ya hecha, lo mejor es que seas tú misma la que decida.

El romero y la salvia van muy bien como infusiones antifatiga. Quizás si estás dando el pecho no debes tomar café, y no sabes cómo combatir ese cansancio de las primeras semanas con el bebé. Estas infusiones son fantásticas para sentirte bien contigo misma, y tener toda la energía necesaria para enfrentarte a cada día.

¿Sabías que algunas hierbas como el anís verde, el hinojo o la alcaravea, pueden contribuir a mejorar la producción natural de leche? Sí, como lo has oído, son beneficiosas para la lactancia materna. Y además, como tranquilizan a la mamá en este sentido, esa serenidad favorece la salida de leche.

Y ahora, una opinión personal. Normalmente no suelo comprar las bolsitas preparadas. No tengo ninguna razón científica, jeje,  pero me da la impresión de que las que se compran al peso son más naturales, y además tú puedes poner la cantidad qué desees.

Espero, como siempre, que os haya resultado útil, y ante todo mucha calma y optimismo en estos primeros momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips