martes, 11 de abril de 2017

Un baño tranquilo.

Cuando llega la hora del baño del bebé, al principio, si es recién nacido,  es un poco caótico. No siempre es fácil. Tú habías imaginado que cuando tuvieras a tu bebé en brazos, todo iba a salir naturalmente. El baño sería un momento muy relajado que marcaría el comienzo del descanso en la noche…

Acabas de descubrir que te pones tremendamente nervioso por sostener a tu bebé en todo ese montón de agua. Y además,  ¡ese dolor de brazos y espalda! No es que hayas envejecido de repente, es que te has convertido en papá/mamá. Relájate, no eres el único al que le ocurre, y no pasa nada por derramar 30 litros de agua jabonosa en tu cuarto de baño/ habitación. 

En Econicebaby, te ofrecemos algunos consejos para que ese momento llegue a ser muy especial y divertido.

Enjabona al bebé fuera de la bañera.

Si te resulta complicado sostener tanto rato al bebé dentro de la bañera, de ofrecemos una manera más fácil de hacerlo. Puedes colocar al pequeño encima de una toalla, muy cerca de su bañera, y tomar un poco su  jabón mezclado con agua a temperatura corporal, y comenzar dando el masaje limpiador fuera de la bañera. 

Con productos como los geles sin jabón, puedes  aprovechar y dar un suave masaje, por todo su cuerpecito, especialmente incidiendo en la zona de la tripita. Cuando lo metas en el agua, únicamente tendrás que enjuagarlo, con una esponja suave y natural, y lavarle la cabecita. Recuerda que no es necesario que un bebé recién nacido permanezca en el agua más de cinco minutos. Así que habrás resuelto el problema con esta sencilla maniobra.


baño-bebe


Juguetes de baño muy chulos.

Si pones en las manitas de tu bebé un pato o cualquier juguete de agua. Va a estar mucho más entretenido, le va a relajar y tú podrás estar también más tranquilo. 

Hacer que el momento del baño sea divertido y lúdico es muy importante para los padres también. El bebé recordará ese momento feliz, y no tendrá miedo al agua, se sentirán bien, y asociarán su momento feliz, al momento del baño.

Los pequeños juguetes de agua, son creados para estimular la motricidad y la imaginación de los pequeños. Además, es muy importante que se trate de productos naturales, que no desprendan tóxicos al contacto con el agua caliente. Que sus pinturas sean saludables, y no se queden en las manos o boca del bebé.

baño-bebe


¡Evita el picor de los ojos y de la piel!

Nunca está de más decir, que para los bebés recién nacidos, no es necesario el baño todos los días. Salvo que adviertas que el peque ha estado sudando, o con mucho calor durante todo el día. Recuerdo que a nuestro bebé, lo bañábamos día sí, día no. Si le mantienes aseado en el cambio de pañal, o cuando come, los bebés no se ensucian mucho más. 

Es fundamental limpiar y secar muy bien las zonas donde hay pliegues en la piel, como debajo de los brazos y piernas, el cuello o el culito, para que no se le irrite y se produzcan escoceduras. 

Y sobre todo, muy importante, utilizar los productos adaptados a la delicada y fina piel del bebé, lo más naturales posibles, y que no contengan tóxicos que la irriten, debiliten y desprendan la barrera protectora natural. Tampoco es necesario utilizar productos con mucho jabón, o que produzcan mucha espuma, ya que lo único que conseguiremos es que la piel se irrite. 

Las líneas de Weleda, Cattier, Carelia Petits o Greenpeople, son perfectas para los peques y cuidan su equilibrio. Y en caso de tener la piel reactiva, estos productos permiten una limpieza más delicada de la dermis, y evita las descamaciones, escoceduras o parches secos.



Cuida la temperatura del agua.

Utiliza un termómetro de agua si es necesario. No debe estar muy fría ni muy caliente. Lo ideal es que la temperatura ambiente sea de unos 22ºC y del agua a unos 37ºC, la temperatura corporal. Quizás te parezca algo fría, pero créeme, es lo más correcto para que la piel del bebé no sufra. 

Muy importante, nunca dejes al bebé solo. Agua y bebé son una combinación peligrosa, así que no dejes de vigilar al bebé mientras se está bañando. Olvídate del móvil, apágalo si es necesario. Este momento es único e irrepetible, y tienes que disfrutarlo con tu peque. Si estás pendiente de otros temas, no vais a estar igual de relajados.

Coloca muy cerca, y a mano, todo lo que necesites, como toallas o capa de baño, esponja, jabones, cremas…para no tener que buscarlos cuando los necesites. Recuerda que tenerlo todo previsto hará que disfrutéis mucho más del momento, y puedas estar más relajado y pendiente de tu peque.

Si quieres saber más sobre los cuidados del recién nacido lee nuestros post sobre cómo prepararnos para la llegada del bebé o cómo preparar la canastilla para tu bebe.

Y ya sabes, si no quieres perderte nada, suscríbete al blog, únicamente recibirás nuevas entradas, nada de publicidad ;)) y estarás informado de todo lo que publiquemos. ¡¡Feliz día!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips