lunes, 15 de mayo de 2017

Colecho y lactancia.


Colecho y lactancia

¿No consigues que tu bebé duerma más de una hora seguida? Prueba a dormir con él en una cuna de colecho, ya verás cómo mejora. Lo único realmente efectivo para favorecer el sueño del bebé son la lactancia y el colecho. De hecho, compartir cama con los hijos, ha sido una práctica bastante generalizada siempre. Pero la cultura occidental y en los períodos históricos recientes, se decidió que dormir con los bebés no era conveniente.

Cunita-nido


Prueba con una cunita nido, y te sentirás mucho más seguro. El bebé estará protegido dentro de ella, pero, a la vez muy cerca de vosotros. Poner la cuna del bebé cerca de vosotros, no sólo será beneficioso para él, sino también para el papá y la mamá.

Ha sido recientemente, cuando se le ha vuelto a dar la importancia debida, considerado el colecho como un beneficio tanto para el bebé, como para la mamá, por considerar que estrecha el vínculo y ayuda a favorecer la lactancia materna. No olvidemos que el bebé ha pasado nueve meses dentro de su mamá. Lo más lógico, es que duerma y descanse más tranquilo cuando está cerca de ella.
Esta íntima relación entre mamá y bebé, es lo que acabará dando forma al vínculo entre ambos. El contacto visual, colecho, lactancia materna, el porteo…son todas,  parte de una evolución que ha de seguir el bebé, de forma natural, para así, satisfaciendo necesidades, transmitiendo seguridad, lograr ese estrechamiento del vínculo entre el bebé y la mamá/ papá.

Cunita-nido


La Oxitocina

A estas alturas, si estás embarazada y has comenzado a investigar sobre tu estado, o si ya has tenido al bebé, y estás leyendo curiosidades sobre la situación en la que te encuentras, seguro que ya ha aparecido la Oxitocina. Es una hormona, producida en el hipotálamo, y absolutamente indispensable durante el parto y la lactancia. Entre otras curiosidades, la “hormona de la felicidad” como también es conocida, disminuye los niveles de cortisol y TA, aumenta los niveles del umbral del dolor, o disminuye la ansiedad. 
El contacto piel con piel con el bebé, favorece la producción de esta hormona, lo que hace que el colecho, el contacto con el bebé, el porteo, la necesidad de la mamá de tener al bebé en brazos, no sean simples manías de las mamás…ni ansia por tener al bebé sólo ella, sino que responde a un comportamiento completamente natural.

Practicando el colecho, no vas a malcriar a tu bebé, y tu bebé dormirá solo cuando le corresponda . Si lo mantienes cerca de ti, está científicamente demostrado que se reducen los niveles de estrés de la mamá y del bebé. El llanto durará menos, o no se producirá. 
El simple contacto físico, o tener cerca el olor de la mamá, hará que el bebé duerma más plácidamente y sus niveles de confianza aumentarán.

Si el bebé se despierta, la mamá puede dar el pecho sin apenas moverse, y además la secreción de oxitocina y prolactina, ayudarán a que descanse mejor.

En consecuencia, estarás más tranquila, y la relación será más llevadera.


Cunita-nido


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips